7 dic. 2016



Más de lo mismo

Seguimos repitiendo historias e ideas ya empleadas en mil ocasiones. Las productoras siguen dejando claro que no hay ideas frescas y siguen apostando por cosas que siempre funcionan. En este caso, vuelven a presentar y a explotar una historia que tiene a un tiburón como invitado estrella. Dirige la función el director Español, Jaume Collet-Serra (Una noche para sobrevivir, La Casa de cera, Sin identidad, La huérfana, Non-Stop), desarrollando una historia totalmente previsible e insatisfactoria. Una verdadera decepción que no llega a ofrecer nada verdaderamente innovador, cayendo en la reiteración de ideas vistas en otro tipo de producciones similares.

Los responsables de la película se apoyan en un argumento endeble y carente de verdadero interés, ajustándose a los tiempos y esquemas habituales de este tipo de productos. Todo lo que presentan se antoja reiterativo y no llega a sorprender en ningún momento. No hay efecto sorpresa y todo se reduce a prolongar en exceso una historia que Steven Spielberg bordó en los minutos iniciales de Tiburón, haciendo que cualquier imitación posible quede siempre a la sombra de lo que hizo el rey Midas de Hollywood.

Cuenta con escenas preciosistas y bien rodadas de surf, algo que puede hacer las delicias de los amantes de este deporte, pero lo cierto es que para el resto de mortales no sea un aliciente suficientemente atractivo. La historia y el desarrollo de los acontecimientos son insostenibles, haciendo que todo pierda credibilidad. En este aspecto es inevitable mencionar la presencia constante de una gaviota en pantalla y la curiosa compañía que hace a la protagonista. Algo verdaderamente ridículo.

Una película que no me ha parecido lo suficientemente interesante para no aburrirme. Un rollo previsible en el que se intuye todo y no se cree absolutamente nada. Mucho bombo y platillo le han dado los críticos, pero lo cierto es que hubiera sido mejor no verla nunca. Cuenta con una cuidada fotografía, buenos paisajes y una banda sonora que encaja bien en las secuencias empleadas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato vacío e intrascendente.

El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones. En este punto es inevitable recordar productos similares, como: El arrecife, Tiburón, Marea letal, Deep Blue sea, Piraña, Naufrago, CarnadaSharknado, entre otras muchas.

En resumidas cuentas, Infierno azul, ofrece lo que promete, pero en lo que se refiere al título puesto que presenta un auténtico infierno azul, difícil de soportar durante su corta duración. Espero que empiecen a hacer cosas nuevas.

0 comentarios :

Publicar un comentario