5 dic. 2016


Tropieza al final

Atractivo y prometedor relato de terror, con Kevin Bacon a la cabeza del reparto, de una historia dirigida y firmada por el guionista de Parque Jurásico, David Koepp (Sin frenos, Efecto domino, Mortdecai, ¡Me ha caído el muerto!, La ventana secreta), desarrollando la historia de un hombre que comienza a tener visiones extrañas después de haber sido sometido a una sesión de hipnosis.

La película presenta una historia interesante que conecta con el espectador desde la realización de la sesión de hipnosis, con una puesta en escena cuidada y elegante, pero no llega a resultar completamente satisfactoria. El argumento y el desarrollo de diversas situaciones se antojan inconexos a pesar de los intentos de su director por darle cierta forma al conjunto.

Koepp intenta ofrecer un relato sólido y bien desarrollado, cometiendo el error de caer en el empleo de situaciones de terror forzadas. Cierto es que consigue ofrecer situaciones incómodas e inquietantes para el espectador, pero abusa del susto fácil, con el empleo abusivo de subidas de volumen en los momentos correspondientes para potenciar el impacto. Algunas de estas escenas resultan verdaderamente incómodas de ver, haciendo mención especial a la pérdida de uno de los dientes del protagonista.

Kevin Bacon (Super, Coche policial, Sentencia de muerte, J.F.K.: Caso abierto), se convierte en el autentico protagonista de la historia, ofreciendo una correcta e intrascendente interpretación, cumpliendo con el expediente pero sin llegar a resultar memorable. Las situaciones y comportamientos enfermizos de su personaje llegan a resultar excesivamente forzados e incomprensibles.

La película alcanza un desenlace precipitado en la que el director intenta dar respuesta a todas las cuestiones planteadas, inicialmente, sin conseguir ofrecer un trabajo completamente satisfactorio. Todo se antoja forzado y previsible, cayendo en un final aparatoso, donde poco o nada tiene sentido en una película que va de más a menos progresivamente. Parece que el director quiere hacer honor al título de la misma y tropezar en El último escalón, ofreciendo una caída irremediable.




2 comentarios :

  1. La vi hace tiempo y me gustó un poco, me pareció entretenida, no la mejor que he visto, por supuesto. Coincido en lo forzado del susto, pero me gusta Kevin Bacon, a él se lo perdono todo.

    ResponderEliminar
  2. Mario Barreto Quizá al coincidir con el Sexto Sentido, no tuvo la repercusión que merecía pero es una cinta con un toque terrorífico adecuado para la historia que estaba elaborada durante todo el metraje. La actuación de Bacon me pareció muy buena haciendo que la historia fuese creíble en el punto de vista Sobrenatural. Muy buen film

    ResponderEliminar