19 dic. 2016

Gladiator (2000)


Sombras y cenizas 

Colosal, imperial, vigorosa y poderosa demostración del reputado y visionario director, Ridley Scott (Marte, Alien: Covenant, Prometheus, Red de mentiras, El reino de los cielosExodus: dioses y reyes, Robin Hood, Hannibal, Black Hawk derribado, American gangster, Los impostores, Black Rain, Thelma & Louise, El consejero, Alien, Un buen año, Blade Runner, Los duelistas), para recuperar las tradicionales producciones épicas ubicadas en los tiempos en los que los romanos dominaban gran parte de la tierra, el eterno e inolvidable, Peplum

Atrevida y arriesgada producción que se atreve a apostar por un género cinematográfico que llevaba años desaparecido de las carteleras, el Peplum, ofreciendo una actualización de un estilo de cine, donde el honor, la venganza, el orgullo y la lucha se daban cita en la arena del circo, punto en el que es inevitable encontrar paralelismos y recordar películas como: Braveheart, Ben-Hur, Espartaco y Quo Vadis, entre otras.

Ridley Scott reúne la esencia y alma de las producciones épicas tradicionales y las actualiza, manejando todas las tecnologías que tiene a su disposición para trasladar al espectador a otra época de una forma memorable, presentando la historia del general que fue traicionado y debe combatir a un imperio, desde la seca y árida arena del circo, poniendo en juego su vida mientras pone en pie a los espectadores.

Presenta y desarrolla una historia de venganza sencilla y previsible, pero es algo que pasa desapercibido gracias a la grandeza del poderío visual que maneja su director, ofreciendo secuencias que llegan a poner en vilo las emociones del espectador, logrando una victoria indiscutible.

La película cuenta con una cuidada fotografía, buenos paisajes y una banda sonora pegadiza que encaja a las mil maravillas en las secuencias empleadas, sacando a relucir los instintos más salvajes del espectador. En este apartado, merece la pena destacar y subrayar la labor del compositor, Hans Zimmer, ofreciendo una partitura llena de intensidad y grandilocuencia.

Todos los elementos de la película funcionan a la perfección, encontrando un extraño y sensacional equilibrio entre nuevas tecnologías y los tradicionales decorados construidos a una escala real, dando credibilidad a una historia apasionante. Todos los integrantes del reparto están a la altura de las circunstancias e incluso llegan a elevar la calidad del relato, destacando la labor de dos colosos, como: Russell Crowe (Rápida y mortal, L.A. Confidential) y Joaquin Phoenix (Quills, Asesinato en 8mm.), en un enfrentamiento interpretativo que se gana la gloria y memoria del espectador.

Los responsables de la película se lanzan a la épica y consiguen mantener la atención del espectador en todo momento, desarrollando la historia de un general que se convirtió en esclavo y el esclavo que se convirtió en gladiador para hacer frente a un Imperio. En resumidas cuentas, Ridley Scott y su Gladiator, ponen al Peplum en el lugar que se merece y salen victoriosos con este apasionante relato.


2 comentarios :

  1. Sin lugar a dudas el mejor papel de Crowe. Peliculón!! Lyd Cat.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y por dejar tu comentario. ¡Fuerza y honor!

      Eliminar