31 dic. 2016


Continua la explotación galáctica 

Nueva incursión en el universo creado por George Lucas con Star Wars, en una nueva demostración de la capacidad de las productoras para la explotación de un producto hasta la última gota. En esta ocasión, con Rogue One: Una historia de Star Wars. Se desarrolla una historia conocida por todos sobre la forma en que la rebelión llegó a hacerse con los planos de la Estrella de la Muerte y dar paso a una nueva esperanza.



Desde que George Lucas (Star Wars. Episodio I: La amenaza fantasma), el creador y máximo responsable de una de las sagas cinematográficas más famosas y rentables, vendiera sus derechos, la invasión de productos relacionados con Star Wars, sigue creciendo y se están creando todo tipo de producciones. La estrategia comercial ha sido pensada y planteada dando paso a numerosos episodios relativamente independientes del eje central de la trama, pero con un poderoso vínculo existente con el mismo. De esta manera, los estudios Disney se aseguran tener el mercado en su poder para hacer y deshacer lo que les venga en gana.



Con Rogue One: Una historia de Star Wars, nos encontramos ante el enlace temporal que se encuentra entre la trilogía original (Episodios: IV, V, VI) y la moderna (Episodios: I, II, III), donde podemos volver a disfrutar de las batallas galácticas del universo de La guerra de las galaxias. Esta nueva entrega, abre la puerta para nuevos personajes y aventuras, conectando con viejos conocidos de la saga.



En el reparto de Rogue One: Una historia de Star Wars, merece la pena destacar la presencia y participación de diversos intérpretes de renombre y prestigio, como: Forest Whitaker (La llegada, El último desafío, Species, En el punto de mira, La habitación del pánico, Situación límite, Repo Men, Platoon, El color del dinero, Juego de lágrimas, Última llamada, El último rey de Escocia), Donnie Yen (Dragon, Ipman, Ipman 2), Felicity Jones, Diego Luna y Mads Mikkelsen (Casino Royale, Hannibal), entre otros.



El argumento de la película intenta encajar las piezas de las dos trilogías, manteniendo el espíritu y esencia de las originales, ofreciendo un desarrollo inicial confuso y torpe, donde se presentan nuevos personajes en un universo que no parece el propio de una galaxia muy lejana, puesto que se dejan ver numerosos extras humanos y localizaciones demasiado familiares.



Si conseguimos olvidarnos de prejuicios y nos dejamos llevar por la historia que presenta, disfrutaremos de una nueva aventura del universo de La Guerra de las galaxias, aunque bien es cierto que no llega a resultar memorable. En resumidas cuentas y por no alargar en exceso esta crítica, decir que cumple con su propósito, ofreciendo entretenimiento y llenando las arcas de las productoras, pero no llega a dejar huella. Si no la vemos, no nos perdemos nada que no se conociera ya. Veremos lo que dura la gallina de los huevos de oro.

1 comentario :