27 ene. 2017

Mar adentro (2004)


Debía ser contada

Notable y exquisita producción española dirigida por Alejandro Amenábar (Regresión, Abre los ojos, Ágora, Tesis, Los otros), presentando y desarrollando la historia real de Ramón Sampedro, un gallego que luchó por una muerte digna después de haber quedado postrado en una cama, a consecuencia de un accidente fatal.

Alejandro Amenábar trata y desarrolla, con elegancia, una historia inspiradora e inolvidable, con un hombre decidido a perder la vida ante la dramática situación que vive, al tener limitados los movimientos de su cuerpo. Un caso real que llegó a movilizar a todo un país y que el director relata con un acertado y plausible respeto hacia la figura y actos de Ramón Sampedro.

El director cuida todos los detalles, ofreciendo un tratamiento de la imagen, elegante y exquisito, apoyándose en la descomunal interpretación de Javier Bardem (Skyfall, Collateral, El consejero, Biutiful, Antes que anochezca, Caza al asesino, Los lunes al sol, No es país para viejos, Perdita Durango), encarnando a Ramón Sampedro, soportando numerosas horas de maquillaje. Secundado por un reparto español en estado de gracia, donde destaca la labor de  Lola Dueñas, Mabel Rivera y todo un descubrimiento interpretativo como Belén Rueda. Toda una apuesta de Amenábar por la película, teniendo en cuenta que la labor como intérprete de la actriz, se limitaba a trabajos televisivos.

El argumento y la historia que presenta resultan interesantes, ofreciendo a su director la posibilidad de presentar diversas posiciones y pensamientos alrededor del debate en el que se encuentra la vida del protagonista. Alejandro Amenábar firma el guion junto con su compañero habitual, Mateo Gil (Blackthorne, Nadie conoce a nadie), ofreciendo unas líneas de diálogo fluidas e interesantes. El director confecciona una historia llena de emoción, donde consigue demostrar su sensibilidad y elegancia a la hora de rodar diversas secuencias, logrando trasladar al espectador por un viaje personal intenso que llega a erizar la piel. Como ya hizo en trabajos anteriores, el director español también participa en la creación de la banda sonora, regalando piezas de una sensibilidad aplastante. La película se beneficia de la labor y presencia de Javier Bardem, presentando un cambio físico radical, donde cuesta reconocerlo debajo de un cuidado trabajo de maquillaje.

Un excepcional relato para el recuerdo, que emociona y trasmite numerosas ideas y sensaciones, sin dejar indiferente a nadie. Alejandro Amenábar se elevó por encima de todos y dejó su sello de calidad en una historia real que merecía ser contada y recordada por todos.



2 comentarios :

  1. La he visto a cachis, no me gustó y que estuviese Bardem me animaba menos.

    ResponderEliminar
  2. Mar adentro, es una película bastante buena tanto por la dirección como por su interpretación. Consagra a Amenabar,si no lo estaba ya, como uno de los grandes directores españoles. J. Bardem se sale en esta película, demuestra que es uno de los grandes actores del cine, que unos poco años más tarde corroboro con el Oscar. Su magistral interpretación de su personaje parte de la transformación física y su sensibilidad en dar crebilidad al personaje. Cuando vives la película y su historia que llega hasta en determinados instantes a llorar por lo que estás viendo. Eso se logra por la buena dirección, pero como comentas en el blog, esta película no es en sí triste, sino que habré la puerta a pensar y plantearte dudas y ver las cosas como esperanza, pues la muerte en si no debe ser negativo, sino algo natural a lo que deberíamos prepararnos...buen artículo sobre esta película

    ResponderEliminar