12 feb. 2017

Sully (2016)


Hazaña sin emoción

El veterano intérprete, productor y director Clint Eastwood (Los puentes de Madison, Sin perdón, Gran Torino, Más allá de la vida, Un mundo perfecto, Mystic river, Space Cowboys, Poder absoluto, Medianoche en el jardín del bien y del mal), traslada al cine la historia real vivida por Chesley “Sully” Sullenberger. Un piloto aéreo que en 2009 se convirtió en un héroe cuando, al poco de despegar, su avión se averió y logró realizar un aterrizaje forzoso del aparato en pleno río Hudson, en Nueva York, con 155 pasajeros a bordo.

Clint Eastwood, toma los mandos de lo que fue una historia real impactante, alucinante, emocionante y grandilocuente, convirtiéndola en algo banal, sencillo, monótono e incluso, intrascendente.  Vuelve a dejar patente la frialdad y distancia con la que trata algunos de sus trabajos basados en hechos reales, haciendo inevitable recordar títulos, como: J. Edgar, El intercambio, Jersey Boys, Bird, El francotirador e Invictus.

El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones: El vuelo, de Robert Zemeckins, sería un claro ejemplo de esto.

Cuenta con un cuidado apartado técnico, fotografía y una banda sonora que encaja bien en las secuencias empleadas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato vacío e intrascendente, restando la emoción y la grandilocuencia del logro de los protagonistas en la vida real.

Cae en la reiteración de ideas y situaciones, llegando a resultar densa y aburrida a pesar de su corta duración. La historia que cuenta es digna de ser recordada, pero el veterano director se olvida que, en ocasiones, hay que tomarse ciertas licencias para aportar espectacularidad a una buena historia.

El reparto, con Tom Hanks (El puente de los espías, Capitán Phillips) y Aaron Eckhart (La dalia negra, El último testigo), eleva la calidad del conjunto de un trabajo que en otras manos y con otros protagonistas, no hubiera evitado la etiqueta de telefilm.

En resumidas cuentas, Sully, queda como un correcto y superficial trabajo de su director, que no llega a resultar tan memorable como la gesta del protagonista del relato en el que está basado.


0 comentarios :

Publicar un comentario