15 feb. 2017


Armario de personalidades

Interesante, llamativo y arriesgado proyecto dirigido por Stephen Hopkins (Bajo sospecha), alrededor de la vida y obra de uno de los grandes cómicos del Hollywood clásico y del mundo de la radio, Peter Sellers.  


Biografía que muestra a Peter Sellers como uno de los actores cómicos más prolíficos y con más talento del mundo, cuyo don para la mímica lo convirtió en un icono cultural. Pero también pone de manifiesto su atormentada vida personal. Quizá la extraordinaria habilidad de Sellers para adoptar diferentes personalidades explicaría su incapacidad para aceptarse a sí mismo.


Hopkins, firma la densa y polémica biografía de uno de los personajes más rocambolescos, Peter Sellers (¿Teléfono rojo? Volamos hacía Moscú, La pantera rosa, Un cadáver a los postres, El guaquete), trasladando su vida y obra de una forma peculiar e irregular, donde toca tres puntos fundamentales característicos del personaje: su pasión por el éxito y el reconocimiento, su ambición a la hora de afrontar grandes proyectos y su lado más extraño y paranoico, rozando la caricatura del personaje. 


La película se apoya en un reparto estelar y de primera línea, encabezado por el notable, Geoffrey Rush (Quills, Piratas del Caribe, El camino del guerrero, Shine, El sastre de Panamá, Shakespeare in Love, Munich, El discurso del rey, La ladrona de libros), en la piel del magnate, acompañado por numerosas estrellas encargadas de dar vida a antiguas estrellas del cine de Hollywood, como Stanley Tucci (Spotlight), Charlize Theron (Monster) y Emily Watson (Belle, Gosford Park, La teoría del todo, Caballo de batalla), entre otros. Todos los intérpretes están a la altura de la calidad de la película, destacando la labor de Geoffrey Rush.


El dibujo cómico que hace de alguno de los personajes ayuda a sobrellevar la densidad del relato, pero puede resultar ofensivo para los seguidores de grandes estrellas de la talla de Sofia Loren,  Stanley Kubrick (¿Teléfono rojo? Volamos hacía Moscú) y Blake Edwards (La pantera rosa, El guaquete), entre otros. El argumento recoge de una forma original y extraña, las vivencias del intérprete, sus coqueteos con las altas esferas del séptimo arte, sus pasiones y obsesiones, junto con sus paranoias, ofreciendo un relato irregular e inconexo que peca de ambicioso y de falta de fondo sólido.


Todo lo que cuenta está plagado de interés y resulta atractivo, pero, de alguna forma olvida una parte importante a la hora de contar historias. Se adentra en el oscuro mundo plagado de ambición y paranoia que pudo adueñarse del protagonista y va desarrollando sus problemas, progresivamente, para dar paso a su lucha interior por desvincularse de la comedia. El resultado es una obra muy cuidada, pero carente de solidez.



0 comentarios :

Publicar un comentario