22 feb. 2017

La habitación del niño (2006)



Todo un homenaje a Historias para no dormir

Producción de terror española dirigida por el siempre interesante, Álex de la Iglesia, en lo que era una de las primeras películas de una breve colección de historias de terror y suspense que pretendían homenajear a la famosa serie de televisión de Narciso Ibáñez Serrador (La residencia, ¿Quién puede matar a un niño?, Historias para no dormir). 

No sé si llega a ser una película con todas las palabras, pero puedo decir que me hubiera gustado que lo fuese. Álex de la Iglesia (El bar, Mirindas asesinas, El día de la bestia, Acción mutante, Perdita Durango, Muertos de risa, La comunidad, 800 balas, Crimen ferpecto, Plutón BRB Nero, Los crímenes de Oxford, Balada triste de trompeta, La chispa de la vida, Las brujas de Zugarramurdi, Messi, Mi gran noche), toma los mandos de una historia atractiva y magnética, en la que comienzan a suceder cosas extrañas en la habitación del niño de una pareja que acaba de trasladarse a una nueva casa.

La historia engancha, por momentos te inquieta y Álex de la Iglesia  parece tener las claves del miedo en el bolsillo, las piezas encajan. Puede que siga los esquemas de guion tradicional, dando las dosis de terror en los momentos establecidos, pero lo mejor es que funcionan a la perfección. El director consigue generar una atmósfera incómoda y extraña, jugando con el suspense y dejando espacio para momentos puntuales de cine de terror bien elaborados, cumpliendo con su propósito fundamental.

Uno de los puntos débiles de La habitación del niño, reside en la selección del reparto, donde podemos ver a intérpretes habituales del cine de su director, restando seriedad al conjunto. Los más destacados del reparto son la pareja protagonista, interpretada por unos correctos Javier Gutiérrez (El desconocido, La isla mínima, Crimen Ferpecto), Sancho Gracia (800 balas, Cazador de recompensas) y Leonor Watling (Mi vida sin mi, Hable con ella, La mala educación), esta última protagonizando alguna secuencia ligera de ropa.

La película deja la sensación de que Álex de la Iglesia,  no se la toma demasiado en serio y no llega a explotar todas las posibilidades del relato que tiene entre manos. Se aprecia su sello personal en diversas escenas, dejando espacio para su particular sentido del humor. A pesar de contar con algunos puntos débiles, La habitación del niño queda como una notable y altamente recomendable producción de terror que cumple con creces. 

1 comentario :