3 abr. 2017



No me salen las cuentas

Decepcionante y bochornosa producción de acción presentada y publicitada como una obra de calidad seria que, a medida que avanza, se aproxima a lo que realmente ofrece, un auténtico despropósito.
He vuelto a caer en la misma trampa de siempre. Dejarme llevar por las buenas críticas de los supuestos críticos especializados, para llevarme una nueva decepción con Ben Affleck (Batman Vs. Superman, Perdida, Argo, El indomable Will Hunting, El informador, Paycheck, Escuadrón suicida, Pearl Harbor) y sus trabajos como intérprete. 

El contable parte de una premisa y concepto interesante, para ofrecer un desarrollo torpe, confuso y aparatoso, donde todas las piezas del puzle encajan de una forma forzada. Presenta la historia de un niño con un leve autismo que le hace ser muy meticuloso con el orden y poco comunicativo pero, al mismo tiempo, resulta ser un genio de las matemáticas. Algo que en su madurez, le convierte en un hombre extremadamente tranquilo, obsesivo y con mucha más afinidad con los números que con las personas, llevando una doble vida: como contable local en una pequeña oficina, y como asesor de algunas de las organizaciones criminales más peligrosas del mundo. 

El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones. En este punto, es inevitable recordar diversas películas en las que los dramas con enfermedades o discapacidades han sido motor del argumento, como: Rain Man, Mi pie izquierdo, Único testigo, El otro lado de la vida, Forrest Gump, Sola en la oscuridad, Una mente maravillosa, Esencia de mujer, El milagro de Anna Sullivan, Mercury Rising y La teoría del todo, entre otras. En el caso de El contable, sirve para ofrecer una auténtica broma plagada de excesos y licencias insostenibles.

Inicialmente resulta interesante e intrigante, pero a medida que avanza van quedando al descubierto los puntos débiles del argumento, haciendo que se convierta en blanco fácil para los espectadores exigentes en lo que a cine de acción se refiere. Presenta numerosas irregularidades en su desarrollo, echando a perder la calidad interpretativa de parte de su reparto por culpa de un guion plagado de licencias para matar a los responsables de semejante batíburrillo de ideas fallidas.

En resumidas cuentas y para ser claro y conciso, debo informar que no es necesario ser un contable excepcional para caer en la cuenta de las innumerables y lamentables licencias empleadas para intentar ajustar las piezas de un puzle que está condenado a acabar en el olvido. 

2 comentarios :

  1. Una de las mayores fantasmadas que he visto nunca, quizas si la veo de nuevo tomándomela a cachondeo la vea de otra manera. Pensaba que era una película sería y todo era tan abusrdo que no sabía si es que yo no me entereaba de nada o es que todo era absurdo. Creo que esta vez el problema no era yo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y por tu aporte. Vuelve cuando lo desees.

      Eliminar