30 abr. 2017


Para no volver

Los estudios de Hollywood siguen apostando por producciones que garanticen el dinero invertido y, de esta manera, tras el éxito cosechado por la película de acción y suspense protagonizada por Tom Cruise en Jack Reacher, ya tenemos su segunda entrega.

Toma los mandos de la dirección, Edward Zwick, (Diamante de sangre, El caso Fischer, Tiempos de gloria, Resistencia, Leyendas de pasión, Amor y otras drogas, En honor a la verdad, El último samurai, Estado de sitio), todo un experimentado director que opta por ofrecer un trabajo impersonal e insostenible.

Los productores y responsables de la película echan a perder el encanto del personaje solitario presentado en la primera entrega, intentando hacerlo más cercano y humano. Un cambio de tonalidad que se aprecia en el personaje principal, como en el conjunto de la película, haciendo que ésta parezca más próxima a una película familiar de acción.

Tom Cruise (Valkiria, Al filo del mañana, Misión imposible: Protocolo fantasma, Rain man, Oblivion, Nacido el 4 de Julio, Misión imposible: Nación secreta, Eyes Wide Shut, Collateral, Vanilla Sky, Rebeldes, Jack Reacher, Misión imposible 3, El último samurai, Tropic Thunder, Misión imposible 2, Noche y día, Jerry Maguire, La tapadera, Entrevista con el vampiro, Top gun, El color del dinero, Un horizonte muy lejano, Minority Report, Stanley Kubrick, una vida en imágenes, Algunos hombres buenos, Magnolia, Legend, Misión imposible, La guerra de los mundos), vuelve a embarcarse en una secuela que presenta posibilidades para convertirse en una nueva franquicia de éxito, Jack Reacher. Después de haber sufrido diversos patinazos comerciales y con su vida personal en entredicho, retoma su carrera cinematográfica y hace gala de su condición de estrella para protagonizar esta película de acción endeble y carente de chispa. Tiene un comienzo prometedor que recuerda a lo visto en la primera entrega, con un personaje duro y certero. Lamentablemente todo se va al carajo, con la introducción de una trama secundaria tramposa y totalmente innecesaria. Dirigida con buen pulso por el experimentado director, Edward Zwick; su trama argumental presenta diversos puntos de interés, pero el conjunto de la maquinaria no está bien colocada, haciendo que no avance hacía algo medianamente coherente.

Lo más interesante de la película reside, en la búsqueda de la verdad por parte de los investigadores del caso, donde destaca la capacidad deductiva de Jack Reacher, en la que es sin duda el punto fuerte de la película. Las secuencias de acción no abundan y las existentes están bien integradas en lo que importa, el argumento de intrigas militares que se esconde.

El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones. Cuenta con una cuidada fotografía, buenas secuencias de acción y una banda sonora que encaja bien en las secuencias empleadas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato vacío e intrascendente.

Otro aspecto que también chirría es que después del notable desarrollo del argumento de suspense se solucione todo de una forma precipitada y fácil, con una secuencia final simplona que parece una pelea de gallitos barata y previsible.

En resumidas cuentas, Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás, no consigue su propósito puesto que resulta irremediable echar la vista atrás y recordar la propuesta tan interesante y honesta presentada en la primera parte, Jack Reacher. Para ver y olvidar.


0 comentarios :

Publicar un comentario