26 may. 2017

Alien: Covenant (2017)


Creación destroza creador

Parece que el relativo éxito de crítica y público de Prometheus, ha animado a las productoras a apostar por la creación de nuevas entregas de las películas que tienen como principal atractivo a los Aliens. En este caso, lo hacen con un relato en apariencia sencillo, sobre la búsqueda de un remoto planeta al otro lado de la galaxia para colonizarlo. La tripulación de la nave 'Covenant' descubre una señal proveniente de lo que creen puede ser un paraíso inexplorado, y que resulta ser un mundo oscuro y hostil...



 Nos encontramos ante un claro ejemplo del empeño de las productoras cinematográficas por explotar un producto hasta dejarlo destrozado e inservible. Ésta que nos ocupa es un auténtico despropósito y todo un sacrilegio que echa a perder la esencia de toda la saga.  




El encargado de dirigir el proyecto es el habitualmente atrevido e interesante, Ridley Scott (Marte, Exodus: dioses y reyes, Prometheus, Red de mentiras, El reino de los cielosRobin Hood, Hannibal, Gladiator, Tormenta blanca, 1492: La conquista del paraíso, La teniente O'Neil, American gangster, Los impostores, Black Rain, Thelma & Louise, Legend, El consejero, Alien, Un buen año, Blade Runner, Los duelistas), demostrando que quiere romper esquemas y moldes de su propia creación.



Ridley Scott se encontraba ante el gran reto de no caer en la imitación y reiteración del éxito cosechado por su propia creación, Alien: el octavo pasajero y superar la labor ofrecida en Prometheus.  Una prueba compleja y difícil para un director que empieza a dar síntomas de decadencia.



Alien: Covenant es ese tipo de películas que ofrecen todo un espectáculo visual deslumbrante y muy cuidado, gracias al empleo de unos revolucionarios y sofisticados efectos especiales, que se olvida de la importancia y relevancia de una buena historia. En este aspecto la película peca de pretenciosa y se limita a ofrecer un viaje personal de supervivencia demasiado rebuscado.



Ridley Scott, consigue dotar a la historia de personalidad propia y  apuesta por una trama atractiva e interesante donde explora y explota la idea de la creación que destruye a su creador.



La película cuenta con una selección musical exquisita, con grandes piezas de música clásica, acompañando a una sofisticada y acertada banda sonora creada por Jed Kurzel.



Los responsables de la película ofrecen un tratamiento técnico exquisito, cuidando la imagen y todos los detalles para desarrollar una extraña y poética historia de terror y suspense espacial que vuelve a reunir a las famosas criaturas del cine de ciencia ficción, los Aliens.



Todos los aspectos técnicos están cuidados hasta el último detalle, siendo una película ubicada en el espacio que, a pesar de contar con grandes efectos especiales, intenta ser fiel a las leyes del espacio. Algo con lo que el director también juega y logra ofrecer instantes de puro cine. Logra ubicar y hacer partícipe al espectador de las vivencias espaciales, poniendo a prueba la capacidad de supervivencia de los protagonistas con innumerables situaciones de peligro y tensión.



Cuenta con una cuidada fotografía, buenos paisajes y grandes secuencias de terror y suspense, acompañadas por una banda sonora que encaja bien en las mismas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato que rompe con los esquemas establecidos de la franquicia, haciendo que no quede ni rastro de cierta coherencia o credibilidad argumental.



No hay un gran desarrollo de personajes, cae en tópicos y se toma multitud de licencias para dar sentido al desarrollo irregular que ofrece. Intenta dar respuestas a diversas cuestiones que se dejaron entrever en Prometheus, pero lo cierto es que enreda todo más de la cuenta. Veo realmente complicado que en un futuro reciente, se pueda encontrar a algún guionista que consiga encajar las piezas de semejante despropósito.



La trama, al igual que uno de sus protagonistas, resulta inestable e irregular, tiene un comienzo magnético gracias, en parte, a las cruentas escenas de violencia y a la aplastante presencia de Michael Fassbender, pero lamentablemente el relato no resulta sólido y termina por ser lento y aburrido, sin auténticos alicientes para seguir su desarrollo. Cae en la reiteración de ideas y situaciones, entrando en un bucle argumental que satura y agota. Posiblemente la interpretación y labor de Michael Fassbender (Assassin's Creed, 12 años de esclavitud, Slow West, Lago Eden, Prometheus, El consejero, Malditos bastardos), sea de lo mejor de la película.



En resumidas cuentas debo decir que la sombra de Alien: el octavo pasajero es alargada, haciendo que esta intensa y enfermiza caza del Alien, se convierta en una decepcionante y lamentable sucesora que echa a perder una franquicia verdaderamente impactante.


2 comentarios :

  1. Coincido con muchas cosas que se critican. Hay que valorar la estética y el suspenso, hay diálogos muy buenos y otros nefastos (como los que hay cuando llegan al planeta desconocido y se les ocurre hablar de "boobies"), película a veces lenta y con personajes sin ninguna importancia, además coincido con que el nombre no debió ser "Alien". Me gustó Prometheus y esperaba algo de esa trama, una aventura para encontrar a los padres de los padres, pero no, no supieron continuar esa aventura, la cortaron, dándole prioridad a un alien que no tuvo el protagonismo que nos generaron como expectativa, osea ni uno ni lo otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Totalmente de acuerdo, Phometheus abría unas posibilidades enormes con los creadores, en esta segunda parte los borran del mapa con una facilidad inexplicable, sin sentido y nada creíble, una especie tecnológicamente avanzada no es aniquilada con esa facilidad, es de risa , quien crea un virus crea un antídoto, no seamos ingenuos dios mio, y nunca mejor dicho

      Eliminar