6 may. 2017


Buen zarpazo

Magnífica producción del cine francés que reúne a sus mayores representantes en un relato de atracos y delincuencia sólida, con el tradicional enfrentamiento entre policía y mafia, acompañado por la inigualable aportación en la dirección del genial Olivier Marchal (MR 73). 

Tras formar parte de la banda "Los lioneses", que atracaron media Francia en los 70, uno de sus cabecillas ya retirado del mundo del crimen, recibe la noticia de que uno de sus compañeros, con el que se inició en el mundo criminal y al que quiere como a un hermano, ha sido detenido después de burlar a la justicia durante trece años. La amistad y la lealtad que les unió, hacen que el protagonista se plantee sacar de la cárcel a su amigo.


Los lioneses, tiene ese aroma de los clásicos del mejor cine, con un relato de robos y atracos que permite a sus creadores dar paso a una trama plagada de suspense y traiciones. Es una producción francesa que cuenta con tres grandes referentes del cine europeo como Gérard Lanvin, Tchéky Karyo y Daniel Duval, un trío protagonista formidable e irrepetible que comparten cartel en un relato fascinante. Los tres intérpretes saben aportar su toque de distinción a sus respectivos personajes, dotándolos de la notoriedad necesaria.



Por encima de los integrantes del reparto y de cualquier nombre, destaca un argumento sólido y serio, que da pie a secuencias memorables, logrando crear algo pocas veces visto, una buena historia, con personajes bien desarrollados y una trama compleja que mantiene el interés por el desarrollo de los acontecimientos en todo momento.

El argumento ofrece el clásico relato de robos, donde la policía y la mafia entran en juego con movimientos y estrategias cuidadas, donde los intereses y finalidades de unos y otros chocan irremediablemente. El director cuida cada detalle, apoyándose en una notable ambientación y en una selección de reparto excepcional. La película se nutre de la aportación musical realizada por Erwann Kermorvant que ofrece una pieza musical sencilla y eficaz.

El director logra presentar y desarrollar todas las situaciones con claridad, ofreciendo la idea de amistad, unión familiar y el extraño código de los ladrones. Crea un círculo de intereses redondo donde nada falla.

En resumidas cuentas Los lioneses, queda como un producto totalmente recomendable. Una soberbia e inteligente producción con una historia y una moraleja sólida que recuerda el valor de los códigos de lealtad.






1 comentario :

  1. Pues me parece una gran recomendación
    Al atractivo del cine negro hay que sumarle el atractivo de la trama y la elegancia de que se suele impregnar el cine francés
    Bueno que está me la apunto
    Gracias Jon

    ResponderEliminar