3 may. 2017

Rounders (1998)


Sencilla jugada maestra

Inteligente y sugerente relato de engaños y traiciones dirigido con solvencia por un correcto y acertado, John Dahl (La última seducción, Nunca juegues con extraños), llevando al cine una historia centrada en el mundo de las partidas de póquer.

Cuando un estudiante de Derecho y notable jugador de cartas "rounder", descubre que su mejor amigo, sigue debiendo una importante suma de dinero a un peligroso delincuente, decide volver a jugar, a pesar de que su novia se lo desaconseja. En la partida de póquer con la que pretende ayudar a su amigo, participan ciertos jugadores bastante siniestros, entre ellos el más temido de todos. 

La premisa de la película resulta atractiva y está cargada de interés, ofreciendo un desarrollo magnético y atractivo que engancha al espectador hasta la última jugada maestra.
Los mejores jugadores de cartas se reúnen con la intención de desbancar al rey del póquer, interpretado por John Malkovich (Jonah Hex, Quemar después de leer, El hombre de la máscara de hierro, El juego de Ripley, En la línea de fuego, De ratones y hombres, El imperio del sol, Mary Reilly, Con Air) y entre los participantes se encuentra un prometedor joven, encarnado por Matt Damon (Destino oculto, El caso Bourne, Más allá de la vida, Marte, The Monuments Men, El indomable Will Hunting, Ocean's Eleven, Salvar al soldado Ryan, Interstellar) y un secundario estelar, Edward Norton (Birdman, American History X, El ilusionista, Cuestión de honor, Las dos caras de la verdad, Todos dicen I love you, La última noche, El dragón rojo, El increíble Hulk, The Italian Job, El velo pintado, El gran hotel Budapest). El director dosifica la participación de cada uno de ellos con astucia y consigue presentar con claridad las diferentes razones y motivaciones que mueve a cada uno de los personajes.

Posee un ritmo narrativo ágil y ofrece una jugada maestra de astucia, donde el director juega sus cartas a las mil maravillas, manejando el suspense, la emoción y el humor, con inteligencia. Cuenta con un reparto de primera línea, acompañado por unos notables secundarios, que complementan un argumento lleno de picardía e ingenio.

El argumento ofrece la visión del ansia de reconocimiento, del fracaso, de la obsesión por un objetivo por encima de todo, presentando la unión de dos seres perdidos, que unidos encontrarán el apoyo necesario para afrontar sus debilidades.

Juega con el suspense de una forma inteligente y genera momentos de verdadero magnetismo y atracción alrededor del mundo del póquer, apoyándose en las interpretaciones de un reparto estelar.

Destaca el carisma y sencillez que aporta Matt Damon, a su personaje, un jugador al que las deudas le acechan y que presenta un manejo indiscutible en el arte del juego, enfrentándose a la figura por excelencia del mundo del póquer y de la interpretación, el gran John Malkovich. Las secuencias en las que aparecen las dos estrellas de la función, presentan una batalla colosal sobre el mantel del juego, llena de argucias y jugadas maestras.

En cada jugada, queda patente el estado de ánimo de los jugadores, sus gestos y su personalidad, plasmando el juego psicológico que se oculta tras las cartas. Un reflejo de la lucha y el afán de conquistar las metas de uno mismo, que debe enfrentarse a sus rivales y a sus propios fantasmas.

En resumidas cuentas Rounders, es una película que se guarda más de un as en la manga, consiguiendo sorprender y ofrecer un apasionante baile de giros de guión que no decepcionan.



0 comentarios :

Publicar un comentario