20 jun. 2017


Rareza asiática

Extraña, inconexa, pretenciosa, enfermiza y morbosa producción japonesa que conduce al espectador a través de un viaje hacia la visualización de la violencia y deshumanización de la persona, desarrollando una historia desagradable e incomoda de ver, en un ejercicio extraño y excesivo, donde no hay espacio para lo previsible.

El director y guionista Oxide Pang Chun (The eye, The Messengers, The eye 2, Peligro en Bangkok), desarrolla una trama extraña de una forma torpe, con la que consigue ofrecer una historia diferente y enigmática, de donde se sacan diversas lecturas con una temática prohibida y desconocida por gran parte de los espectadores, las snuff movies.

Cuestionable producto artístico que resulta incómodo de ver, lento, letárgico y confuso, donde los responsables de la película no escatiman en excesos de violencia, apostando por lo políticamente incorrecto, lo salvaje, lo inhumano, para desarrollar una historia que se antoja pretenciosa y morbosa, donde parece que todo vale para alcanzar cierta notoriedad en el mundo del cine.

No es una película para todos los públicos, llama la atención por el morbo que despierta y ha despertado en el público, pero lo cierto es, que como historia carece de verdadero interés. Cansa, molesta e incomoda al espectador, que es testigo de los excesos y licencias que se toma su creador para dar cuerpo a una historia que se antoja forzada.

Personalmente tengo que decir que no me ha gustado ni un poco y ha hecho que me plantee hacia qué tipo de cine está llegando la sociedad. No suelo tener problemas con las producciones asiáticas, pero debo decir que Anomalia, hace honor a su título, llegando a saturar y sobrepasar las barreras de lo artístico, aproximándose más a una tortura para el espectador. 

0 comentarios :

Publicar un comentario