30 jun. 2017

El techo de cristal (1971)


Insostenible

El director y guionista español, Eloy de la Iglesia (Otra vuelta de tuerca), se suma a la moda de los Giallo, ofreciendo un producto que se ajusta a las características habituales de este tipo de producciones italianas, presentando y desarrollando una extraña historia, en la que se pueden ver escenas subidas de tono, mujeres desnudas y asesinatos. Elementos tradicionales del Giallo, en una trama confusa y forzada, que se desarrolla muy lentamente y sin garra, las sospechas se van sucediendo, y llega un momento que resultan aburridas.

Lo que en un principio apunta a una buena trama de suspense y misterio, según una prometedora premisa en la que una joven que vive sola y aburrida en un apartamento empieza a asustarse cuando cada noche oye unos misteriosos ruidos en el piso de arriba, termina en un ejercicio rutinario de misterio sin gancho e incomprensible.
El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento descuidado y chapucero en diversos aspectos técnicos e interpretativos, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones. Su premisa se derrumba progresivamente y no llega a tomar sentido.

Lo único destacable en su reparto es la presencia de unas cuentas mujeres de buen ver, incluyendo a una joven y casi irreconocible, Carmen Sevilla, cubriendo el expediente pero sin llegar a deslumbrar en el apartado interpretativo.

En resumidas cuentas, El techo de cristal,  está confeccionado con un material endeble y chapucero que se derrumba por completo, sin llegar a mantener el interés del espectador. Todo queda en una imitación de Giallo a la española: flojo, irregular, decepcionante y bochornoso, echando a perder una propuesta relativamente llamativa. Pobres interpretaciones y mala calidad técnica en su conjunto. Producción española totalmente decepcionante que en su tiempo se beneficio del famoso y conocido, destape.

0 comentarios :

Publicar un comentario