18 jun. 2017


Para llorar

El director italiano, Giuliano Carnimeo (Llega Sartana), se suma a la moda de los Giallo, ofreciendo un producto que se ajusta a las características habituales de este tipo de producciones, presentando y desarrollando una extraña historia, en la que se pueden ver escenas subidas de tono, mujeres desnudas y asesinatos. Elementos tradicionales del Giallo, en una trama confusa y forzada, que se desarrolla muy lentamente y sin garra, los asesinatos se van sucediendo, y llega un momento que resultan aburridos.

El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento descuidado y chapucero de diversos aspectos técnicos e interpretativos, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones. Su premisa se derrumba progresivamente y no llega a tomar sentido.

Lo único destacable en su reparto es la presencia de unas cuentas mujeres de buen ver y un habitual de las producciones europeas, George Hilton, (Todos los colores de la oscuridad, Los profesionales de la muerte, Las pistolas cantaron la muerte, Coartada en disco rojo, Voy, le mato y vuelvo, El retorno de Clint el solitario), cubriendo el expediente pero sin llegar a deslumbrar.

En resumidas cuentas, Las lágrimas de Jennifer,  contagian al espectador y hacen que llegue a lamentarse por haber dedicado tiempo a semejante despropósito. Todo queda en un Giallo: flojo, irregular, decepcionante y bochornoso, echando a perder una propuesta relativamente llamativa. Pobres interpretaciones y mala calidad técnica en su conjunto. Producción italiana totalmente decepcionante.


0 comentarios :

Publicar un comentario