7 jul. 2017


Siguen a su ritmo

Tercera entrega de las aventuras y batallitas de Los mercenarios creados por Sylvester Stallone (Los mercenarios, Rocky II, Rocky III, Rocky IV), en una película plagada de secuencias de acción y estrellas del cine de acción, donde lo que menos importa es el argumento.
Nueva oportunidad de ver al poderoso grupo de mercenarios, encabezado por Sylvester Stallone (Shade: Juego de asesinos, Creed, Rocky, Rocky V, Plan de escape, Una bala en la cabeza, Los mercenarios 2, Yo el halcón, Ojo asesino, La gran revancha), en su habitual batalla contra el mal. Lo de menos es el enemigo o el argumento, la esencia de las secuelas de Los mercenarios radica en la presencia y colaboración de diversas estrellas del cine de acción, destacando en esta ocasión, la participación de Mel Gibson (Hamlet, el honor de la venganzaArma letalVacaciones en el infierno, Mad MaxAl límitePaybackEl castorCuando éramos soldados, Machete kills), Harrison Ford (Star wars. Episodio VII: El despertar de la fuerza, El juego de Ender, Único testigo, Lo que la verdad esconde, Firewall), Wesley Snipes (Fanático, Pasajero 57, Los amos de Brooklyn, Sol naciente, Demolition man, Asesinato en la Casa Blanca, Invicto, Blade, Blade II, Blade: Trinity) y Antonio Banderas (La piel que habito, La máscara del zorro, La leyenda del zorro, Entrevista con el vampiro, El gato con botas, Asesinos, Four Rooms, Desperado, Machete Kills), completando un reparto plagado de viejas glorias del cine. 


Si en Los mercenarios 2, el encargado de hacer de malo era Jean-Claude Van Damme (Bienvenido a la jungla, Soldado universal), en esta tercera entrega, le toca el turno a Mel Gibson, demostrando su capacidad para reírse de sí mismo, ofreciendo una peculiar participación, donde aporta poderío e intensidad a su personaje, un viejo conocido de Los mercenarios.

La participación como secundario de Mel Gibson, no es algo nuevo, puesto que ya pudimos verle en la segunda entrega de Machete, dejando claro que ha perdido cierto prestigio en el mundo de Hollywood y que empieza a participar en todo aquello que le reporte beneficio económico. Personalmente echo de menos las películas dirigidas por el intérprete, lejos quedan ya: El hombre sin rostro, Braveheart, La pasión de Cristo y Apocalypto. Esperemos que vuelva pronto con buen cine. Los nuevos integrantes del reparto, se suman a los colaboradores y participantes vistos en entregas anteriores, aportando frescura y nuevos matices, a una amplia galería de personajes que componen el conjunto del relato.

Esta tercera entrega ofrece lo que promete, y mantiene la línea ofrecida por sus predecesoras, ofreciendo buenas y numerosas secuencias de acción, acompañadas por buenas dosis de humor y autoparodia, donde cada una de las diferentes estrellas consigue brillar con luz propia. Resulta interesante el buen rollo que trasmite el conjunto de la película, recordemos que siempre ha habido ciertos piques entre muchas de los intérpretes participantes, pero lo cierto es, que estos mercenarios tienen un encanto especial.

Los mercenarios 3, se convierte en un entretenimiento pasajero y fácil de digerir, con buenas secuencias de acción, al que no hay que pedirle mucho más, ya que ofrece la posibilidad de ver, en la misma película, a grandes iconos del cine de acción. Veremos hasta cuando les dura la batería a estas viejas glorias, de momento, van bien de energía.


1 comentario :

  1. En mi humilde opinión la saga ha ayudado a "relanzar" la carrera de muchos de ellos o al menos a que los recordáramos, todos o casi todos estaban bastante paradetes antes de que sly los buscara. Ainger

    ResponderEliminar