4 jul. 2017


Cuento preciosista y pretencioso

Única, poética, tediosa, imaginativa, pretenciosa, diferente, aburrida, arriesgada, enigmática, irregular, confusa y mágica producción, que presenta y desarrolla toda una experiencia visual, con un mensaje común lleno de lecturas de interés.
El director Tarsem Singh (Inmortals, Eternal, La celda), desarrolla un argumento enigmático y atractivo, visto en la película búlgara, Yo Ho Ho (1981) de Zako Heskija, dando paso a una historia peculiar y llena de imaginación, combinando con acierto: emociones y localizaciones.

Tras una desafortunada caída, un especialista de secuencias de acción es ingresado en un hospital. Allí conoce a una niña con un brazo roto a la que hace una promesa: si ella le consigue morfina, él le contará una historia maravillosa. El argumento es, en apariencia, arriesgado, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, ofreciendo toda una experiencia visual  que se extiende por todos los rincones del mundo. 

Tarsem Singh emplea un montaje complejo y muy visual, con el que consigue captar la atención del espectador con relativa facilidad, ofreciendo un desarrollo poético y original que obliga al espectador a no bajar la guardia.  Un producto ingenioso, atrevido y trasgresor, confeccionando un mapa de momentos difícil de olvidar.   

Presenta y desarrolla un cuento no exento de belleza y mensajes de interés, pero lo cierto es que se enfrenta a un campo difícil de conquistar, la imaginación del espectador. Sino consigue conectar con el público, puede que lo pierda por completo. En este punto, debo decir que a mi me perdió, llegando a resultarme tediosa y pretenciosa.

En resumidas cuentas, The Fall: El sueño de Alexandria, puede gustar más o menos, pero queda como una obra de culto que no deja indiferente a nadie. Un cuento de cuentos que cobra sentido gracias a una laboriosa ambientación, a una banda sonora deliciosa y a unas imágenes llenas de colorido. Todo lo que tiene de bonito, lo tiene de pesado y aburrido. 


0 comentarios :

Publicar un comentario