6 sept. 2017


Se salva

Película básica y sencilla que explota los tópicos habituales del género de artes marciales y combates variados, en la cuarta entrega de la película, Invicto. En esta ocasión el papel protagonista queda en un habitual del género, Scott Adkins (Ninja 2, El gran torneo, Invicto 2, Invicto 3, Los mercenarios 2, La noche más oscura, Agente contrainteligente, Hércules el origen de la leyenda, Ninja, Allanamiento de morada), que consigue aportar su particular capacidad para las escenas de combate.

El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones.
Los productores intentan sacar beneficio de la presencia estelar de Scott Adkins, recordando que tiene buenas dotes para este tipo de producciones, gracias al poderoso físico del que hace gala. Su labor interpretativa no llega a ser memorable, pero se agradece el esfuerzo.

Los combates quedan integrados en la historia de forma acertada y no desentonan con lo que se está contando, logrando un equilibrio inusitado en este tipo de genero. En diversos puntos, la película llega a tomar caminos próximos a la ciencia ficción, cuando el personaje principal parece tan invencible como un Terminator, sobreviviendo a todo tipo de peligros.

Cuenta con unas cuidadas y estudiadas coreografías de combate, buenos enfrentamientos y una banda sonora que encaja bien en las secuencias empleadas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato vacío e intrascendente. Tan fácil de ver como de olvidar.




0 comentarios :

Publicar un comentario