8 sept. 2017


Vergonzosa

Comedia gamberra y sin sentido que exprime la presencia y el tirón de uno de los protagonistas de la famosa y exitosa, El gran Lebowski, el peculiar John Goodman, acompañando a Bruce Willis (El último hombre) en un caso detectivesco inesperado.
Típica producción familiar que explota la presencia del mítico animalito simpático y agradable, para atraer la atención del espectador y llevarlo a una trampa mortal.



La trama cuenta con diversas situaciones cómicas que se nutren del habitual sentido del humor americano, pero que no llegan a ser eficaces, haciendo que el interés por el desarrollo de la trama se desvanezca, llegando a resultar tediosa en muchos momentos. 



Una de esas películas que parece desenfadadas y divertidas, pero nada más lejos de la realidad. Llega un punto en el que lo gracioso, deja de serlo y empieza a pecar de absurdo y sin sentido. Llega a aburrir y da vergüenza ver a algunos de los integrantes del reparto participando en semejante producto. En este punto es inevitable mencionar a Famke Janssen y Jason Momoa. No va a ninguna parte y no es nada recomendable.



Un humor forzado y reiterativo que no ha conseguido que pase un buen rato. De tal forma que, no puedo recomendar el visionado de esta película a pesar de su fama mundial.



Las situaciones que presenta el argumento tienen cierta gracia, pero pecan de forzadas en una historia insulsa que no llega a resultar satisfactoria. En resumidas cuentas, Desaparecido en Venice Beach, queda como un trabajo mediocre e insulso, totalmente prescindible.


Otros trabajos de sus intérpretes. 








0 comentarios :

Publicar un comentario