15 sept. 2017

Dunkerque (Dunkirk) (2017)


Corrección técnica frente a emoción

El apasionante y fascinante director, Christopher Nolan (Interstellar, El caballero oscuro: La leyenda renace, Origen, El caballero oscuro, Insomnio, El truco final, Batman Begins, Memento), vuelve a dejar patente su atrevimiento a la hora de abordar temáticas en las que dar rienda suelta a su particular estilo visual y empleo de la violencia, para trasladar mensajes claros al espectador. En esta ocasión, se apoya en un relato basado en hechos reales, desarrollando la historia ocurrida en las playas de Dunkerque, dónde cientos de miles de soldados de las tropas británicas y francesas se encuentran rodeados por el avance del ejército alemán, que ha invadido Francia. Atrapados en la playa, con el mar cortándoles el paso, las tropas se enfrentan a una situación angustiosa que empeora a medida que el enemigo se acerca.
La premisa de la historia peca de sencilla y a pesar de los intentos de su guionista y director, Christopher Nolan, por plasmar su particular forma de desarrollar las situaciones vividas, con un montaje alejado de lo puramente lineal, a mi personalmente no me ha llegado a entusiasmar.

No cuenta nada realmente nuevo, eso tenedlo claro, pero la clave está en cómo lo cuenta. Podemos encontrarle diversos paralelismos argumentales y ofrece situaciones vistas en numerosas producciones bélicas.
Los responsables de la película presentan la historia en tramos bien definidos y diferenciados; ofrecen un esquema aleatorio que ayuda a mantener la atención del espectador, esquivando la monotonía y lo previsible. Optan por confeccionar escenas bélicas realistas y todo ello marcando distancias, con un tratamiento frío. Se aleja de grandes batallas y emplea en muchos momentos el plano subjetivo, para apostar por el realismo y plasmar los momentos de tensión y agobio sufridos por los protagonistas.

Cuenta con una fotografía fría, espectaculares secuencias bélicas aéreas, acompañadas por unos poderosos y atronadores efectos sonoros, junto con una banda sonora que encaja bien en las mismas, dejando detrás de tanto reguero de sangre, un mensaje que deja espacio para la luz entre tanta oscuridad. Existe una historia emocionante y llena de gancho, donde se cuestionan el honor, la camaradería y todo comportamiento humano por la supervivencia del individuo.
Es una gran producción bélica que no deja indiferente y se coloca inevitablemente entre las grandes producciones ubicadas en la contienda de la Segunda Guerra Mundial, donde hay espacio para el terror, la inquietud, la camaradería, los principios del individuo y las luchas por la supervivencia en un mundo gobernado por seres superiores empeñados en enfrentarse en una guerra atroz.

En esta ocasión y después del prestigio obtenido, gracias a algunos de sus éxitos de crítica y público, el director cuenta con un reparto conocido, con integrantes masculinos que logran estar a la altura de la calidad que atesora el conjunto de la producción. Destaca la labor de Fionn Whitehead, como protagonista, acompañado por conocidos intérpretes, como: Mark Rylance,  Kenneth Branagh,  Tom Hardy y  Cillian Murphy, entre otros.
Atrapa el corazón del espectador y lo remueve, poniendo a prueba su capacidad para soportar las oleadas de violencia y tensiones en un espectáculo dantesco e inolvidable. Después de la corrección y frialdad ofrecida, debo decir que a mi personalmente, no ha llegado a hacerme vibrar por completo.

En resumidas cuentas, Dunkerque, no deja indiferente a ningún espectador y consigue mantener a su director, Christopher Nolan, en el pedestal que se merece. Pocos directores llegarán a  conseguir ofrecer trabajos de tan inimitable calidad, aunque en esta ocasión no ha conseguido escapar de lo convencional, ni llega a emocionar por completo.



Otros trabajos destacados de sus intérpretes. 



·        Mark Rylance (El puente de los espías, Caza al asesino, Mi amigo el gigante)





0 comentarios :

Publicar un comentario