20 sept. 2017

Tarde para la ira (2016)


Sobria y certera

Atrevido y certero debut en la dirección del actor, Raúl Arévalo, ofreciendo un relato enigmático, pausado, sobrio e interesante, donde se presenta una historia sencilla en la que el dolor, el amor, la violencia y la sed de venganza, tienen mucho que decir.
Dirige y escribe el guion, Raúl Arévalo, creando  y confeccionando una historia magnética, incomoda y enfermiza que mantiene la atención del espectador a lo largo de su totalidad. El intérprete y ahora director, deja buena muestra de sus conocimientos cinematográficos, adentrando al espectador en una historia que, en un principio, puede resultar chocante e incluso confusa, que va tomando forma progresivamente, manteniendo y potenciando el interés del espectador.

El elenco de intérpretes seleccionado, cumple con creces, ofreciendo unas interpretaciones convincentes, en las que los personajes quedan perfectamente dibujados y logran llenar la pantalla. Gran labor de los dos protagonistas, encarnados por Antonio de la Torre (Que Dios nos perdone, La isla mínima, Inquilinos) y  Luis Callejo (El hombre de las mil caras, Mi gran noche). Inconmensurables en sus respectivos papeles. Mención especial en este apartado merece la escasa, pero intensa aportación de Ruth Díaz. Las interpretaciones son naturales y se sienten reales, pero hay problemas con el sonido. Parece que todos susurran, dificultando la comprensión de algunos diálogos.

El director se apoya en los pocos elementos con los que cuenta, para desarrollar una historia magnética y llena de interés, apoyándose en las interpretaciones de los protagonistas, ofreciendo momentos de contención y serenidad que se rompen con la contundencia de la violencia que se desata.

Los responsables de la película generan una atmósfera insana e incomoda, acompañada por una banda sonora fría y contundente, que sirve como escenario perfecto para el perverso y violento enfrentamiento que mantienen los protagonistas.

Para ser una producción española, es digno de aplauso, el atrevimiento y resultado ofrecido por la película, pero inevitablemente, no puede eludir las comparaciones con el cine americano. De esta manera, aunque se trate de un correcto thriller de venganza, no deja de recordar en exceso a muchas producciones americanas, que en el otro lado del charco, no alcanzan tanto renombre.




0 comentarios :

Publicar un comentario