26 oct. 2017

88 minutos (88 minutes) (2007)



Pérdida de tiempo y dinero

Nos encontramos ante la típica producción que se apoya en un argumento, en principio, interesante y llamativo, en la que un profesor universitario y psiquiatra forense del FBI, recibe una amenaza de muerte en la que le dan sólo 88 minutos de vida.

Tiene una interesante trama inicial acompañada de un reparto con diversos intérpretes de renombre como: Al Pacino, pero lo cierto es que no dejan de ser el gancho perfecto para la típica producción que intenta beneficiarse de su presencia.
Dirige la broma, Jon Avnet, uno de esos directores que llegó a saborear el éxito gracias a ciertas películas, como: Tomates verdes fritos y La guerra, para acabar relegado a trabajos mediocres como el que nos ocupa.

Parte de una premisa argumental llamativa e interesante, pero termina por convertirse en una auténtica chapuza en la que todo genera confusión y enredo, con una trama plagada de agujeros que llegan a confundir y marear al espectador. Lo cierto es que la historia hubiera dado para algo más redondo de haberse apoyado en un guión más elaborado y mejor hilvanado.

Tiene las tradicionales trampas de montaje y aunque la calidad de la imagen e interpretativa no son bochornosas, lo cierto es que genera confusión y cierta sensación de trama forzada que no se sostiene. No está mal, pero como ya he dicho anteriormente, creo que hubiera dado para algo mejor. A medida que se va aproximando a su desenlace empieza a abusar de bases insostenibles y carentes de toda lógica, dejando en evidencia lo poco trabajado de su guión.

En resumidas cuentas, 88 minutos, no deja de ser una producción televisiva camuflada por un adecuado tratamiento de la imagen y apoyada en la presencia de su intérprete protagonista, Al Pacino, en un trabajo en el que le vemos “atrapado por su pasado”.

Otros trabajos destacados de sus responsables

1 comentario :

  1. Un absurdo y disparatado guión carente de rigor y credibilidad es la base de este thriller de narrativa sin atributos. Si nos desentendemos de la demencial trama, podemos encontrar diversión observando el extraño y encrespado tupé colocado sobre la cabeza del pobre Pacino y que además va mutando de forma y hasta de color a lo largo de esos 88 minutos de acción. ¿Es éste el mismo Jon Avnet que realizó la estupenda “TOMATES VERDES FRITOS”?

    ResponderEliminar