9 oct. 2017

Blade Runner 2049 (2017)


Maravilla visual y emocional

Arriesgada, poética, fascinante, imaginativa, enigmática, diferente, respetable, confusa y mágica producción, que presenta y desarrolla toda una experiencia visual, con un mensaje común lleno de lecturas de interés. Toda una experiencia visual, llena de emociones.
 Nos encontramos ante un claro ejemplo del empeño de las productoras cinematográficas por explotar un producto hasta dejarlo destrozado e inservible. En este caso y de manera sorprendente, nos encontramos ante una secuela que llega a estar a la altura de la original, llegando a ofrecer un trabajo respetuoso y fascinante.



El habitualmente interesante y personal director, Denis Villeneuve (Prisioneros, Enemy, Sicario, Incendies, La llegada), presenta y da continuación a la historia vista en Blade Runner, retomando ideas y personajes, para dar forma a una historia ambiciosa y atrevida, demostrando que quiere romper esquemas y moldes de la creación original.
Treinta años después de los eventos presentados y desarrollados en Blade Runner, un nuevo blade runner, descubre un secreto largamente oculto que podría acabar con el caos que impera en la sociedad. El descubrimiento le lleva a iniciar la búsqueda de  una verdad propia que puede provocar el caos en la sociedad que le rodea.  


Denis Villeneuve se encontraba ante el gran reto de no caer en la imitación y reiteración del éxito cosechado por su predecesora, Blade Runner.  Una prueba compleja y exigente que cualquier otro director hubiera declinado. En este punto es inevitable destacar el valor y osadía que demuestra a la hora de tomar los mandos de un producto de semejante índole.  
Una de las películas de ciencia-ficción más profundas y provocativas que se recuerdan. También es una de las más hermosas, una obra capaz de ofrecer una sobrecogedora y poética mezcla de imágenes, sonidos y atmósferas que inundan la pantalla con puro cine de calidad.


La película atrapa al espectador en un relato sombrío, oscuro y macabro, donde se pondrán a prueba la capacidad de aguante de la sensibilidad de los protagonistas y del propio espectador, al introducirse en un perverso mundo plagado de trampas y engaños fascinantes.
El director, Denis Villeneuve, ofrece un relato bien construido, dedicado a desarrollar minuciosamente cada detalle, jugando con los silencios para ofrecer un ambiente hostil e insano, haciendo palpable la sensación de inseguridad.


Blade Runner 2049 es ese tipo de películas que ofrecen todo un espectáculo visual deslumbrante y muy cuidado, gracias al empleo de unos revolucionarios y sofisticados efectos especiales, que no se olvida de la importancia y relevancia de una buena historia. En este aspecto la película ofrece diversas lecturas de interés relacionadas con la naturaleza del alma.
Denis Villeneuve, consigue dotar a la historia de personalidad propia y  apuesta por una trama atractiva e interesante donde explora y explota la idea de la creación que destruye a su creador.


La película cuenta con una selección musical exquisita, con grandes piezas de música pop clásica, acompañando a una sofisticada y acertada banda sonora creada por Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch, en la línea de todos los apartados que rodean a la trama.
El director maneja los tiempos con inteligencia y sabe dosificar el proceso de investigación, junto con el drama personal que están viviendo los protagonistas, ofreciendo un relato serio y sólido. Se rodea de un reparto de primera categoría, encabezado por un sorprendente y acertado Ryan Gosling, al que secundan Harrison Ford,  Ana de Armas y Jared Leto, logrando dar credibilidad a todos los personajes secundarios, gracias a su calidad interpretativa. A todos ellos hay que sumar algunas apariciones especiales y certeras de viejos participantes de la historia original, en claras referencias al título original.


Los responsables de la película ofrecen un tratamiento técnico exquisito, cuidando la imagen y todos los detalles para desarrollar una extraña y poética historia de ciencia ficción y suspense que vuelve a reunir a muchos de los famosos y eternos replicantes de la original, Blade Runner.
Todos los aspectos técnicos están cuidados hasta el último detalle, siendo una película ubicada en el futuro que, a pesar de contar con grandes efectos especiales, intenta ser fiel a las tonalidades y localizaciones de su predecesora. Algo con lo que el director también juega y logra ofrecer instantes de puro cine. Logra ubicar y hacer partícipe al espectador de las vivencias y experiencias como replicantes, poniendo a prueba la capacidad de supervivencia de los protagonistas con innumerables situaciones de peligro y tensión.


En la época del estreno de su predecesora, Blade Runner, poca gente la valoró como una obra maestra y en la actualidad, es considerada como tal. Pues bien, yo salí del estreno de Blade Runner 2049 maravillado, sabiendo que había visto algo grande e inolvidable. Todo un espectáculo visual, en un mundo grande y bien presentado, apoyado en unos apartados técnicos deslumbrantes y fascinantes. Seguro que hay gente que habla de el envoltorio, pero debo recalcar la profundidad de la lectura que se saca de la historia. Una forma de indagar en el alma de la creación y del amor.


Me ha resultado fascinante en todos sus puntos. No quiero entrar en comparaciones, simplemente os animo a disfrutar de semejante maravilla visual y emocional.


Otros trabajos destacados de sus responsables





0 comentarios :

Publicar un comentario