27 oct. 2017


Chapuza mediocre

Irregular, chapucera y decepcionante producción que promete más de lo que ofrece. Nos encontramos ante la típica producción que se apoya en un argumento, en principio, interesante y llamativo, en la adaptación del best seller homónimo de Paula Hawkins, dando paso a una mediocre adaptación. 
Dirige el ambicioso y prometedor proyecto un director que dio buenos resultados en otra adaptación de una novela al cine, Tate Taylor (Criadas señoras). Los responsables de la adaptación intentan sacar beneficio de la presencia estelar de su actriz protagonista, Emily Blunt, pero lo cierto es que ésta, no está a la altura del nivel dramático que requiere su personaje.

Adaptación del best seller homónimo de Paula Hawkins. Una mujer devastada por su reciente divorcio que dedica cada mañana de camino a su trabajo a fantasear sobre la vida de una pareja aparentemente perfecta que vive en una casa por la que su tren pasa cada día. Pero una mañana, es testigo desde la ventana del tren de un impactante suceso y se ve involucrada en el misterio que ella misma revela...
Es una adaptación que lo tiene todo para funcionar bien y llegar a buen destino, pero lo cierto es que los responsables de la misma, se pierden a la hora de confeccionar una trama sólida y acertada.

Es un tren que no sale hacia su destino con puntualidad, tarda en alcanzar las estaciones de suspense a las que promete llevarnos y no resulta un trayecto cómodo, puesto que se pierde en los oscuros túneles que van creando sus responsables.
Parte de una premisa argumental llamativa e interesante, pero termina por convertirse en una auténtica chapuza en la que todo genera confusión y enredo, con una trama plagada de agujeros que llegan a confundir y marear al espectador. Lo cierto es que la historia hubiera dado para algo más redondo de haberse apoyado en un guión más elaborado y mejor hilvanado.

Tiene las tradicionales trampas de montaje y aunque la calidad de la imagen e interpretativa no son bochornosas, lo cierto es que genera confusión y cierta sensación de trama forzada que no se sostiene. No está mal, pero como ya he dicho anteriormente, creo que hubiera dado para algo mejor. A medida que se va aproximando a su desenlace empieza a abusar de bases insostenibles y carentes de toda lógica, dejando en evidencia lo poco trabajado de su guión.

Cuenta con una cuidada fotografía, un reparto atractivo y una banda sonora que encaja bien en las secuencias empleadas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato vacío e intrascendente, a pesar de contar con una temática muy de actualidad, la violencia de género.
En resumidas cuentas, La chica del tren, no deja de ser una producción televisiva camuflada por un adecuado tratamiento de la imagen y apoyada en la presencia de su intérprete protagonista, Emily Blunt, en un trabajo chapucero y decepcionante. 

Otros trabajos destacados de sus participantes





0 comentarios :

Publicar un comentario