22 oct. 2017

Nixon (1995)


Bestia del poder


El apasionante, atrevido y fascinante director, Oliver Stone (J.F.K.: Caso abierto, Platoon, Asesinos natos), vuelve a dejar patente su atrevimiento a la hora de abordar temáticas en las que dar rienda suelta a su particular estilo visual y empleo de la cámara, para trasladar mensajes claros al espectador sobre la política americana.


El director contemporáneo mas comprometido con las producciones de tinte político, ofrece su personal y particular visión de la biografía épica de uno de los presidentes más controvertidos de los Estados Unidos del sigo XX, Richard Nixon.

Sin contar la vida de Nixon de forma lineal, los responsables de la película optan por ofrecer saltos temporales, en los que ofrecer los diferentes movimientos políticos y decisiones de su protagonista a lo largo de su trayectoria. Los hechos de su vida personal están mezclados de forma inteligente y acertada, con las suposiciones y especulaciones que existen sobre su verdadero carácter y las motivaciones que le llevaron a tomar determinadas decisiones.
Un ambicioso proyecto que abarca y deja espacio para numerosos conflictos políticos a los que tuvo que hacer frente su protagonista. Entre ellos, es inevitable que salgan a la palestra: relaciones y acuerdos con países comunistas, como: Cuba, China y Rusia. Su rivalidad política con Los Kennedy, la Guerra fría,  el FBI, la mafia, la CIA, grabaciones, abuso de poder, manejo de información y bombardeos justificados por el ansia de control mundial.

Nos encontramos ante una película llena de interés y controversia, dirigida por uno de esos directores que pone nerviosos a todos los americanos, diciendo y contando cosas que no les gusta que se sepan, la verdad.
Cuenta con una buena ambientación, buena fotografía, buen vestuario, una historia atractiva, acompañada por un reparto de primera clase, con un notable Anthony Hopkins (Las dos vidas de Audrey Rose) a la cabeza. El director apuesta por la labor del conjunto y se apoya en un reparto en estado de gracia que se vuelca a la hora de aportar un trabajo serio y robusto, donde es difícil destacar la labor de uno sólo de sus intérpretes. De alguna forma, todos los integrantes del reparto forman parte de un gran equipo de trabajo y eso es algo que llega a traspasar la pantalla.

Tiene puntos realmente interesantes, aunque es inevitable cuestionarse si todo lo mostrado, se ajusta a la realidad de los acontecimientos. Se trata de una película basada en hechos reales y eso puede hacer que la presentación y desarrollo de ciertos acontecimientos no llegue a formar un conjunto sólido. A pesar de ello, no deja de ofrecer una trama altamente magnética e interesante. 
El director y guionista, Oliver Stone, emplea todos los trucos de cámara y enfoques, habidos y por haber, para trasladar a la pantalla un argumento plagado de situaciones apasionantes, excesivas y personales, logrando ofrecer algo sólido y serio. Se aprecia su labor en numerosas secuencias, ofreciendo un relato rompedor que no deja indiferente a nadie. Vuelve a contar con la colaboración del maestro, John Williams, en la confección de la banda sonora, completando una pieza musical que tiene toques muy similares a los ofrecidos en la intrigante y apasionante, J.F.K.: Caso abierto.

Todo un ambicioso viaje a los misterios de la política y vivencias del pasado, de uno de los personajes históricos más influyentes de Estados Unidos, en toda una demostración de atrevimiento por parte de su director, a la hora de manejar la cámara alrededor de una historia magnética. No aburre y no deja indiferente.
Tiene puntos realmente interesantes, aunque es inevitable cuestionarse si todo lo mostrado, se ajusta a la realidad de los acontecimientos. Se trata de una película basada en hechos reales y eso puede hacer que la presentación y desarrollo de ciertos acontecimientos no llegue a formar un conjunto sólido. A pesar de ello, no deja de ofrecer una trama altamente magnética y llamativa. 


Nixon, despierta el interés del espectador y logra mantenerlo hasta su apoteósico y esperado desenlace, donde el suspense y la intriga política se mantienen en todo momento. Un apasionante retrato de la bestia del poder, Richard Nixon,




Otros trabajos destacados de sus responsables




0 comentarios :

Publicar un comentario