3 nov. 2017



Anecdótico ejercicio de suspense y brujería 


Detrás de este llamativo y sugerente título se esconde una historia interesante al tiempo que irregular, en la que se presentan y desarrollan las creencias de una mujer en una serie de amuletos para proteger el bienestar de su hogar. Cuando su marido descubre el empleo de estos objetos decide acabar con ellos, puesto que no cree en cuestiones de suerte y brujería. Pronto comienzan a vivir una serie de situaciones incómodas.

La película tiene diversos puntos de interés y presenta numerosas posibilidades para su desarrollo, pero lo cierto es que no llega a enganchar con el espectador en ningún momento, ofreciendo un desarrollo intrascendente, de una premisa interesante. Posee un atractivo peculiar al entrar en la temática de la brujería, desarrollando una serie de ideas interesantes, plasmando lados opuestos de las creencias de las personas en esta peculiar actividad. En este punto es inevitable recordar un clásico anterior, como: La noche del demonio.

El director, Sidney Hayers (El circo del terror, Pánico en el bosque, Autopsia de un asesinato, Cada minuto cuenta), ofrece un desarrollo pausado con el que intenta potenciar el suspense y la tensión, algo que no consigue por completo, llegando a ofrecer un resultado final tedioso y carente de verdadero interés. Plasma, con claridad, las ideas y pensamientos de los personajes protagonistas, en un relato que peca de sencillo, dejando demasiado claro el mensaje que pretende trasmitir alrededor de la temática de la brujería y los hechizos.

Las interpretaciones del reparto son flojas y, en algunos momentos, pecan de exageradas, lo cual resta credibilidad al drama que viven los personajes. La película cuenta con alguna que otra secuencia inquietante y bien construida, apoyándose en unos efectos artesanales de la época, que consiguen resultar convincentes y llegar a inquietar al espectador. En este caso, merece una mención especial una secuencia en la que un águila persigue al protagonista.

A pesar de su reducida duración, la película llega a resultar tediosa e intrascendente, quedando como un anecdótico ejercicio de suspense y brujería, que no llega  ser completamente satisfactorio. 




0 comentarios :

Publicar un comentario