18 nov. 2017


Golpea los mitos 

Correcto y plausible relato basado en hechos reales, dirigido con buena mano y sencillez por, Rod Curie (La última fortaleza, Candidata al poder, Perros de paja), desarrollando la historia de descubrimiento y redención que se forma entre dos personajes. Un periodista deportivo de poca monta que busca un artículo que lo catapulte a la fama, cree haber encontrado su gran oportunidad profesional cuando se encuentra en la calle a un viejo púgil que sobrevive sin tener cobijo. 
Una historia sencilla, sin dobleces, directa y llena de buenas lecturas, basada en hechos reales, recordando que América es el país de los sueños y oportunidades para el descubrimiento, la aceptación y la redención.

Presenta diferentes etapas de la vida del boxeador, paseándose por los claros y oscuros, de un personaje vivo con sus defectos y virtudes que lo hacen humano, mostrando sus problemas, alejándose del relato idealista y mitificador, algo que, sin duda, es todo un acierto, puesto que nadie es perfecto y todos cometemos errores.   

Logra presentar y desarrollar un personaje complejo, golpeado por las circunstancias de la vida, luchador e inconformista, capaz de avanzar en un mundo donde todo son impedimentos y limitaciones, logrando crearse a sí mismo y salir adelante. La película se pasea por lo sentimental, pero los responsables de la misma no intentan ofrecer un personaje que dé lástima, sino que consiguen presentar con cierto humor algo verdaderamente dramático.    

El relato es entrañable y ofrece instantes de diversión, sufrimiento y superación, logrando generar todo tipo de emociones en el espectador, explotando en muchas ocasiones el carisma que despierta el protagonista. Todo esto acompañado por diversas lecturas de interés relacionadas con la aceptación de uno mismo, los métodos de generar noticias y la manipulación de las mismas.

Lo que cuenta podría corresponderse con el argumento de un telefilme, pero si algo consigue hacer que se aleje de ese patrón, es la interpretación comedida y cercana de Samuel L. Jackson (Pulp fiction), que brilla con luz propia en cada gesto o mirada. Otra figura que destaca de una forma sobresaliente es la presencia de Josh Hartnett (La Dalia negra), interpretando al joven periodista que intenta abrirse paso en el mundo del periodismo, obteniéndose una conexión especial entre los dos protagonistas. Posiblemente protagonistas absolutos de los mejores momentos de la película y motor absoluto de la historia.

En los tiempos que corren, donde las noticias nos bombardean con la crisis económica mundial, la violencia y la muerte, es agradable observar que en alguna parte del mundo existen buenas y agradables historias que merecen contarse.

Otros trabajos destacados de sus responsables




0 comentarios :

Publicar un comentario