29 nov. 2017


Slasher a la italiana

El director italiano, Sergio Martino (Todos los colores de la oscuridad, La perversa señora Ward, La cola del escorpión), se suma a la moda de los Giallo, ofreciendo un producto que se ajusta a las características habituales de este tipo de producciones, presentando y desarrollando la historia de un grupo de muchachas que son acechadas por un psicópata sexual, del que sólo se sabe que estrangula a sus víctimas con un pañuelo rojo y negro.

Escenas subidas de tono, mujeres desnudas y asesinatos. Todo esto se junta en esta trama simplona, que se desarrolla muy lentamente y sin garra, los asesinatos se van sucediendo, y llega un momento que resultan aburridos.

Chica ligerita de ropa se queda a solas y un enmascarado aparece para perseguirla y mutilarla de la forma más repugnante posible. Entonces grupito de amigas no encuentra mejor forma de estar a salvo que reunirse en un caserón alejado de la ciudad. Un plan perfecto, para el asesino de turno, claro. Macro fiesta que se monta el amigo psicópata, con la inestimable colaboración de las chicas. Todo ello aderezado con los habituales destapes y tradicionales escenas tórridas, propias de la época y género en el que nos encontramos. Puede que suban la temperatura de alguno, pero no eleva el interés por la historia.

El argumento es, en apariencia, sencillo, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento descuidado y chapucero de diversos aspectos técnicos e interpretativos, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones.

En resumidas cuentas, Torso: Violencia carnal, queda como un Giallo: flojo, irregular, decepcionante y bochornoso, echando a perder una propuesta interesante que podría haber dado para algo mucho más llamativo e interesante. Pobres interpretaciones y mala calidad técnica en su conjunto. Intrascendente y para olvidar.


0 comentarios :

Publicar un comentario