8 dic. 2017


Insostenible 

Prometedora producción de fantasía y ciencia ficción, apoyada en la ambiciosa adaptación de la saga literaria de Stephen King, La torre oscura. Una película que cumple con la maldición que persigue a muchas adaptaciones literarias llevadas al cine, al no ofrecer lo que se espera de ellas.
Nos encontramos ante uno de esos clamorosos casos de adaptación que llegan a resultar completamente decepcionantes tras su visionado. Una nueva decepción para sumar a la larga lista de adaptaciones literarias que no llegan a captar la esencia de su autor.

Hace años que la industria cinematográfica se ha dado cuenta de lo productivo que resulta hacer películas basadas en relatos de Stephen King (El resplandor, La zona muerta, Piedad, Cementerio viviente, La tienda, Verano de corrupción, Viaje a las tinieblas, Cujo, Perseguido, Langoliers, Sonámbulos, La tormenta del siglo, En la boca del miedo, Carrie, Miedo azul, La mitad oscura, La niebla, Un buen matrimonio, El cazador de sueños, Cadena perpetua, 1408, El misterio de Salem's Lot, Cuenta conmigo, Los Tommyknockers, El gato infernal, Los chicos del maíz, Corazones en Atlántida, Big Driver, La ventana secreta, Ojos de fuego, Eclipse total, Maleficio, IT, La resurrección del mal, Misery) y sigue intentando sacar el máximo partido de la obra del escritor, ofreciendo diversas películas de cuestionable calidad pero que tienen el sello inconfundible del escritor, ofreciendo relatos interesantes que captan la atención del espectador con facilidad, pero que se vienen abajo con sus adaptaciones cinematográficas.  

Lo que en un principio prometía tener unas bases argumentales sólidas, con un reparto de primera y unos dignos efectos especiales. Termina por resultar una de esas construcciones insostenibles que se vienen abajo porque los responsables de la película no han sido capaces de crear una masa de conjunto sólida. 

El encargado de conducir y dirigir el proyecto, Nikolaj Arcel, es un habitual de las producciones televisivas de su país natal, Dinamarca y queda claro que ha sido escogido por la productora, para adquirir experiencia laboral y dejarse manejar con facilidad. Lo más destacable del reparto, reside en la presencia y aportación anecdótica de sus dos estrellas protagonistas, unos desaprovechados: Idris Elba y Matthew McConaughey

La premisa del argumento peca de sencilla y previsible, presentando y desarrollando la eterna historia entre el bien y el mal. En este caso todo peca de simplista y los responsables de la película no desarrollan el universo presentado por Stephen King con verdadero acierto.  
Nos encontramos ante una producción de ciencia ficción decepcionante, chapucera, previsible y aburrida. No cuenta nada nuevo y las bases arguméntales sobre las que se apoya La Torre oscura, en teoría buenas, no resultan resistentes y se vienen abajo de una manera estrepitosa.



1 comentario :

  1. Lo que me pasó a mi, es que a casi 30 minutos de metraje me llegó a aburrir mucho, ya el resto la vi con un gran desinterés. Excelente crítica.

    ResponderEliminar