12 dic. 2017


Batalla menor

El éxito y repercusión que ha tenido el reciente cine épico (Braveheart, Gladiator, El señor de los anillos, El Hobbit: un viaje inesperado, El reino de los cielos, 300, El Hobbit: la batalla de los cinco ejércitos, Troya, Alejandro Magno), ha hecho que salgan a la luz diversos y variados proyectos donde poder disfrutar de grandes y pequeñas batallas (En el nombre del rey, Blackdeath). Como ya ocurriera en el pasado, ahora se prodigan mucho y surgen producciones a menor escala que intentan hacerse un hueco en el panorama cinematográfico a base de sangre, espadas y escudos.


El director asiático, Kazuaki Kiriya (Casshern), se lanza a la aventura con esta ambiciosa y arriesgada producción de Corea del Sur, desarrollando la historia de una banda de guerreros que buscará venganza después de la muerte de su maestro a manos de un emperador corrupto.


El argumento es, en apariencia, sencillo e incluso básico, y los responsables de la película ofrecen un tratamiento elegante y cuidado de la imagen, dejando un pequeño relato que abusa de situaciones vistas con anterioridad en otras producciones. Floja, intrascendente y sumamente previsible producción épica, a pequeña escala, donde pocas cosas consiguen mantener el interés por su desarrollo.


Personalmente, considero que la selección del reparto no encaja para lo que se supone un guerrero de la época y todo tiene un desarrollo excesivamente pausado, haciendo que la película pueda ser un auténtico catalizador del sueño. Los integrantes del reparto no llegan a ofrecer interpretaciones memorables y lo único que merece la pena destacar, es la participación de ciertos intérpretes de renombre como: Clive Owen (Intruders, Gosford Park, Asesinos de élite, Plan oculto, Sin city, Lazos de sangre), Aksel Hennie y Morgan Freeman  (Ahora o nunca, Paseando a Miss Daisy, Objetivo: la Casa blanca, Million Dollar baby, Adiós pequeña adiós, Tiempos de gloria, Sin perdón, Lucy).


Las batallas son a pequeña escala y no llegan a resultar memorables, como la propia película. Cuenta con una cuidada fotografía, buenos paisajes y una banda sonora que encaja bien en las secuencias empleadas, pero después de tanta corrección y tanto cuidado visual, queda en un relato vacío e intrascendente.
Espero que este tipo de producciones épicas, a menor escala, no terminen por echar a perder las numerosas posibilidades que ofrece un género que se daba por muerto hace tiempo.


0 comentarios :

Publicar un comentario